JOAN OF ARC

Esta es la ventana por la que tú mirabas,
junto a la que leías cada noche.
Ahora por fin puedes dormir
por las estrellas acunado, sin reproche.

Ojalá hubiera tenido yo una espada
con la que herir a tus diablos nocturnos
y hacerles batir en retirada.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario