Lutoslawski / Szymanowski / Dvorak

    Orquesta de RTVE con Günther Herbig, Teatro Monumental de Madrid /  El «Libro para orquesta» de Lutoslawski es la segunda guerra mundial (literalmente); violines que se alejan (gente que corre), aviones soltando bombas (percusión)… terror. Talento degenerado, en palabras de Maliszewski. Hubo a quien indignó, pero a mí se me saltaban las lágrimas.

    Aún sobrecogidos vimos a la preciosa, elegante, adorable violinista Akiko Suwanai interpretar el Concierto n. 2 de Szymanowski con su Stradivarius 1714 «Delfín». Sonido de vibrante metal bruñido y caricia de terciopelo… Se le rompió una cuerda al violín y se lo tuvieron que cambiar momentáneamente por otro y la diferencia era abismal. ¿Era el mismo instrumento? ¿Merece tener el mismo nombre? La ganadora del premio a la mejor interpretación de Tchaikovsky 1990 ha pasado de tener una técnica perfecta a dotar de sentimiento con su vibrato a los compositores más pétreos.

    Después, la Sinfonía n. 8 en Sol Mayor «Inglesa», de Dvorak. Alegría contagiosa, que no es poco, con una delicia de segundo movimiento con ritmo ternario en romántico vals, pero el conjunto es un tanto pomposo y monótono.

    Todo esto merece artículos… Qué digo! Reportajes… Voy a hacer un pequeña página/ blog un poco más técnica que estos comentarios para amigos.

    De nuevo, gracias al violinista Michael Pearson… ¿cómo puedo tener tanta suerte?

Akiko Suwanai

Akiko Suwanai

Esta entrada fue publicada en Música. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario