Nacionalismo, racismo e interés periodístico

    El problema empieza cuando los libros de Historia dicen:»Los ingleses hicieron esto. Los españoles hicieron lo otro…» En lugar de «Un grupo de fugitivos y aventureros ingleses hicieron esto. Las tropas españolas bajo el mando de X hicieron lo otro». La mayoría de la gente del país que fuera en cualquier momento de la Historia estaba en su casa siguiendo con su vida, nada más. Los orgullos patrióticos y los racismos son absurdos, solo comprensibles si uno ha participado activamente en un conflicto. Por no analizar el fútbol… Unos millonarios que viven en mi ciudad, que ni siquiera son de mi ciudad, y si consiguen meter más goles (incluso aunque hayan jugado peor) me tengo que alegrar por ello. O aunque sean de mi ciudad. ¿Qué tiene que ver su esfuerzo conmigo? A veces consigo engañar a mi inteligencia y me ilusiono con el fútbol o el deporte de alta competición.
    Hay niños muertos de hambre en las calles de India. No lo veo nunca en las noticias, pero no suelen llegar a adultos. Una mujer inglesa (podría ser de otro sitio. ¿Importa de dónde se es cuando es solo un individuo y no su nación quien hace algo?) se ha ido para allá y con el dinero de su pensión y sus ahorros ha comprado un piso y ha acogido a 25, a los que educa como una madre. Pero vi el otro día en ‘Madrid Directo’ que hay un madrileño que vive en silla de ruedas y en una urbanización de lujo al que el Ayuntamiento de Madrid todavía no ha respondido sobre su solicitud de una plaza de aparcamiento reservada enfrente de su casa. ¿Me tiene que interesar más la comodidad extra de un hombre que la miseria de unos niños porque él es de Madrid y ellos no?

Esta entrada fue publicada en Letras, Periodismo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario